Historia

Todavía recordando los últimos latidos de lo que fue la Guerra Civil Española, allá en los años 40, no se hizo esperar más aquella idea y buen propósito que tenía D. Ignacio Ustara de Jauregui, buen feligrés de la Parroquia de San Vicente Martir-Abando de Bilbao, de fundar una Cofradía de Semana Santa para las Procesiones de Bilbao.

Constante y centrado en su proyecto, pudo reunir a un grupo de personas, todos o la gran parte de su entorno, y muchos amigos suyos, que no tardaron en afanarse e interesarse en tal labor.

Destaquemos que la gran mayoría de personas que vinieron a engrosar las primeras filas, los primeros números y su primera Junta Directiva, pertenecían a las familias más destacadas y principales de la Villa de Bilbao, lo que aseguraba la seriedad y asentamiento de aquel proyecto emprendido.

Es de señalar también el apoyo y entusiasmo que recibieron del entonces Párroco de San Vicente Mártir-Abando, D. Domingo de Abona Vidaurrázaga, que era también en aquella época el Arcipreste de la Diócesis de Bilbao, aun perteneciente a la de Vitoria.

La Cofradía de la Pasión, una vez constituida en 1940, por la Autoridad Pública Eclesial competente de la Diócesis de Vitoria (Diócesis a la que, a la sazón, pertenecía la Villa de Bilbao y la Provincia de Vizcaya), con fecha 9 de enero de 1941 quedó debidamente bendecida, erigida y autorizada, canónicamente, con la aprobación de  sus primeras reglas.

La Cofradía de la Pasión tuvo su primera aparición en la Semana Santa de 1941, haciéndose cargo de la organización de la que ya resultaba popularmente conocida como Procesión de la Virgen de los Dolores, y que tenía lugar en las inmediaciones de la feligresía de San Vicente Mártir-Abando de Bilbao, saliendo y recogiéndose en dicho templo la Imagen de la Virgen Dolorosa que aun se venera e incluso procesiona, y que hasta ese momento era responsabilidad de la Tercera Orden de los Servitas, con sede en la misma Parroquia.

El 5 de marzo de 1944, confeccionado el texto y debidamente consensuado, la Cofradía de la Pasión es la primera que firma la Carta de Hermandad con la Cofradía decana, válida manera de garantizar su presencia en los actos que organizaba esta última, y a la que más tarde se unirían  todas las Cofradías que fueron surgiendo, ratificándola y firmándola. La citada Carta de Hermandad quedó sin efecto desde el momento en que se fundó la Hermandad de Cofradías Penitenciales de la Villa de Bilbao, en 1989.

El 9 de febrero de 1960 la Cofradía de la Pasión se fusiona con la COFRADIA DE LAS PALMAS, la cual desde su fundación, allá por marzo de 1946, también tenía su sede canónica en la misma Parroquia de San Vicente Mártir-Abando. Esta Cofradía fue fundada por catequistas de la citada parroquia y con el impulso de uno de sus Consiliarios, D. Julián Icaza Zamacona.

Y fue así como desde esta fecha, de las dos Cofradías existentes en la Parroquia aludida, continuó su peregrinaje la COFRADIA DE LA PASION tras haberse acordado que esta debía ser la que había de conservar su nombre dado que era la más antigua y, por ello, la de mayor arraigo y peso histórico.

A partir de la fusión de ambas, la Cofradía de la Pasión se haría cargo también de la organización de la popularmente conocida "Procesión del Borriquito", con notable arraigo y currículo histórico, de la que era responsable hasta entonces la Cofradía de las Palmas.

De aquellos tiempos hasta la actualidad, los distintos dirigentes de la Cofradía y sus Juntas han tenido que soportar y llevar con buen agrado y muchas dificultades, los problemas que año tras año se producían, acordes con los tiempos que tocaba pasar.

Pero de todos esos tiempos, quizás habría que destacar la última década, desde que tomara la dirección el nuevo y actual Abad, con su Junta de Gobierno, por ser sobresaliente el revolcón que se produce en la Cofradía, fruto de una estrecha organización y un mejor hacer.

Es de considerar, por ejemplo, su finada colaboración e integración en el Consejo Pastoral de la Parroquia de San Vicente Mártir-Abando, y también en la Hermandad de Cofradías Penitenciales de la Villa de Bilbao. También es importante valorar su total renovación en el vestuario, en su material accesorio, con varas y hachones, como el de sus Pasos Procesionales, con la total restauración del Ecce Homo (1944) y el Borriquito (1961), recuperando así su originalidad. Y finalmente, incorporando a su patrimonio procesional las imágenes del Padre Jesús de Pasión (2001) y de Nuestra Señora de Ramos y del Rosario (2006)

 

 

  

 

 

 

Años 40

Cofradía de las Palmas - 1956